Tras la salida de Juan Antonio Pizzi de la banca de Chile, tres son los nombres que aparecen en carpeta de la ANFP como eventuales sucesores de Macanudo, pensando en el largo proceso rumbo al Mundial de Qatar 2022 y en la Copa América 2019.

Según una lista de medios nacionales, los nuevos candidatos que aparecen en la listal son el mexicano Miguel Herrera, el español Juan Manuel Lillo, El Alemán Jürgen Klinsmann y el sueco Sven-Goran Eriksson.

El azteca ya había sido considerado luego de la salida Jorge Sampaoli. Consultado por la posibilidad de arribar a la banca de La Roja, el actual DT del América afirmó que “hasta ahora nadie me ha llamado”.

Lillo, en tanto, fue colaborador del casildense y su buen trabajo realizado en ese proceso le permite aparecer con posibilidades de tomar el cargo que dejó el argentino nacionalizado español.

La tercera opción la representa el ex seleccionador de México, Inglaterra y Costa de Marfil, quien fue ofrecido a la ANFP. El escandinavo hoy está libre tras dejar el Shenzhen Football Club de la Superliga de China.

Por otra parte, Marcelo Gallardo, Eduardo Berizzo y Marcelo Bielsa ya habrían sido descartados por Arturo Salah y compañía. Los dos primeros por estar enfocados plenamente en River Plate y Sevilla, respectivamente, mientras que el Loco fue bajado de la lista por sus altas pretensiones económicas, así como por las críticas que en su momento lanzó contra las sociedades anónimas que pululan en el fútbol chileno.

¿Y Pellegrini?

El caso del Ingeniero es particular, ya que su cercanía a Salah lo convierten en el candidato ideal, pero las trabas económicas parecen un obstáculo difícil de salvar.

Siete millones de dólares cuesta hoy sacar al entrenador del Hebei Fortune, el club chino con el que tiene contrato por un año más. Esta cifra va disminuyendo paulatinamente con el paso de los meses y, de hecho, si se espera hasta diciembre, el monto a cancelar rondaría los US$5 millones. Aún así, la ANFP aún mantiene una importante deuda con el plantel por los premios acumulados durante las Eliminatorias.

El otro factor que complica la llegada de Pellegrini es su intención de volver al fútbol europeo, por lo que la muñeca que puedan poner en práctica desde Quilín será fundamental para convencerlo. Y si puede reducir sus pretensiones monetarias, tanto mejor.